VIII Jornadas Minas Tirith en ...

VIII Jornadas Minas Tirith en Santander

Los eventos de juegos de mesa y rol abundan más en el Sur, pero en la costa Cantábrica hay también jugones dispuestos a dejarse la piel organizando jornadas, entre cafés y espadas de gomaespuma, para que otros jugadores, visitantes y curiosos disfruten como ya lo hacen ellos del rol, los juegos de mesa y los videojuegos , y es que en las Jornadas Minas Tirith también había videojuegos, pero me estoy adelantando en está historia…

“Historia de una ida y una vuelta… a Santander.”


Cartel jornadas minas tirith

Bienvenido a Minas Tirith

Las Jornadas Minas Tirith habían dado comienzo el viernes, pero nosotros llegamos un día más tarde. Los lugareños que ahí nos encontramos nos contaron que se habían celebrado varios torneos de multiples y diferentes juegos, y entre torneo y torneo, los iniciados y los veteranos participaban en las demostraciones de algunas de las novedades lúdicas de este año, y de otros menesteres dignos de mención como el “Taller de introducción a la interpretación” o partidas de rol para nómadas aventureros. Pero yo os contaré de lo que nosotros vimos, no hablo de magia ni embrujo, y no tomé más que agua herviente con café, que dicen los Gondorianos que despierta los sentidos y te mantiene sin sueño durante toda la jornada, así que, creed mis palabras y atentos a los detalles que a continuación os narro.

Una vez en el lugar, al descender por la suave cuesta del Palacio de Exposiciones ( sí, el emplazamiento de las jornadas es en un palacio, aunque quizás no como os lo imagináis, pero nada tiene que envidiar a los de los remilgados elfos) lo primero con lo que topamos fue un gran cartel, ilustrado por Enrique V. Vegas y sus característicos personajes de grandes testas (que no tetas, ojo), que señalaba que estábamos en el lugar correcto. Lástima que tuvieran que reservarse paredes y columnas vacías y no se encontraban más carteles ni señas en el interior del Palacio (detalle que nos hemos encontrado también en otras jornadas, donde dejan el espacio para llevarlas a cabo.. pero no las paredes para aderezar con posters y poder ofrecer información extra a los visitantes). Por lo demás, teníamos ante nosotros un gran espacio repleto de mesas que esperaban a los visitantes. Me detendré un momento en las mesas, pues los detalles son importantes, y hablaré de los tapetes: todas las mesas, que, como ya he mentado, no eran pocas, estaban cubiertas de suaves y aterciopeladas mantillas que facilitaban la visibilidad de cartas y un juego agradable y confortable al jugador. No faltaban tampoco sillas para el viajero cansado, ni voluntario que le ayudase al ofrecerle información o resolverle cierta duda sobre algún juego.

Minas tirith fotosY juegos… ¡hablaré de los juegos!, que es por lo que estáis leyendo estas lineas. Las Minas Tirith son unas auténticas minas, no de oro ni carbón, sino de juegos de mesa, al disponer de una  gran Ludoteca que extendida bien podría ser el ancho de un gran río, mis palabras son pobres para definir tal esplendor y por eso os dejo unos grabados de color que bien os harán maravillar, envidiando no haber estado en las jornadas a quiénes no pudisteis acudir. No habría tiempo en tres días para probar todos los juegos que allí se presentaba, totalmente gratis. Gracias a Isildur que estas Jornadas se celebran todos los años, aunque pasan algo desapercibidas en tierras lejanas y su fama no es tan colorida ni extensa como otras. Aún con todo esto, no paramos de realizar demostraciones de Ajo y Agua, nuestro juego vampírico de identidades ocultas, que fue más que bien acogido entre jugones y círculos más familiares que repetían partidas entre piques y risas, aún cuan se llevaban algún mordisco de vampiro o estaca en el corazón.

 

minas tirith ludoteca

La más que amplia ludoteca de Minas Tirith

Aúnque no sólo fueron juegos, torneos y partidas de demostración de ellos, lo que se podía encontrar en las Minas Tirith. Los visitantes más místicos pudieron disfrutar de videojuegos en una pequeña sala destinada exclusivamente a ellos, de la cual emanaban luces y ruidos extraños. Los había también usando la espada (aunque fuera de gomaespuma) en partidas de rol en vivo o luchas al estilo softcombat, y para quien disfrutase más del arte y la pintura, hubo un concurso de pintura rápida y proyecciones de un viejo conocido nuestro… Drácula.

sala de videojuegos

Un ocio más vertical y trepidante en la sala de videojuegos

Nos topamos en estas con unas jornadas a las que en un gran número acudían familias, con infantes y escuderos, dispuestos a pasar una buena tarde juntos  jugando a algún juego, aprendiendo de los más pequeños (sí, ¡aún sin siquiera ellos saberlo!) y disfrutando del ambiente y de los más de 400 juegos que albergaba la ya mencionada ludoteca del Reino. Fueron unas jornadas de ambiente tranquilo y relajado, con predominación familiar, pero de actividad constante, en las que disfrutamos enormemente con grandes y pequeños.

 

En estos dos días que estuvimos pudimos hacer un montón de partidas

En estos dos días que estuvimos pudimos hacer un montón de partidas

Ya en lo más profundo de la Tierra Media, escribo esta crónica de una ida y una venida, que esperamos se repita. Agradecer antes de finalizar a Mireya y Rafa todo el esfuerzo y dedicación para conseguir llevar a cabo otro año más las jornadas y por toda la ayuda que nos prestaron, también a los voluntarios de las asociaciones colaboradoras, a Óscar de Nexus-4  y, sobretodo, a los jugadores y visitantes, tanto a los fieles a las Minas Tirith como a los casuales que llegaban por primera vez y que espero disfrutaran tanto como lo hicimos nosotros con todos ellos.

Os dejamos un enlace a facebook con todas las fotos de las Jornadas Minas Tirith.

Comparte :)