Porqué los juegos de mesa son...

Porqué los juegos de mesa son una buena opción

No llevamos mucho en este mundo lúdico tan maravilloso, pero cada día que pasa investigando, jugando y conociendo a gente jugona, nos damos más cuenta de que los juegos de mesa son una fuente de beneficios sociales, didácticos e intelectuales enorme. Pocas personas se paran a reflexionar sobre la capacidad y potencial de los juegos, la mayoría de ellas desconocen este gran universo y algunos incluso lo desdeñan, por suerte cada vez menos. Quienes no hayan echado una partida a algo más que los juegos clásicos de puro azar, como el parchís o la oca (bueno el parchís tiene un pelín de estrategia, nimia, pero algo tiene) se pierden el verdadero núcleo de la diversión, el entretenimiento y el aprendizaje.

tierra de nadie ajo y agua

¡La verdad es que nos lo pasamos muy bien con los juegos de mesa!

Ya son varios los profesores, pedagogos y psicólogos que nos han hablado sobre la gran idea de utilizar juegos de mesa o de cartas en sus sesiones o clases. Hay tantos juegos que siempre habrá alguno que encaje con las necesidades de cada persona o situación, en perfil de edad, duración, dificultad, nivel de azarosidad o precio.

Es increíble como los niños pequeños absorben las reglas de  juegos a priori complejos para ellos, con una facilidad pasmosa. A los muy pequeños les falta ese cierto grado de malicia, o picaresca para la estrategia, que se desarrolla con los años, pero dad por seguro que cuando alcancen la edad adolescente nos podrán dar auténticas palizas a los que tenemos ya más edad.

cordoba ajo y agua familia

Los juegos de mesa son ideales para pasar agradable ratos en familia ¡Y además aprender!

Para ellos, niños y personas con dificultades en el aprendizaje o desarrollo, es una forma de ejercitar diferentes campos, como las matemáticas, la capacidad espacial o lenguaje, y algo muy importante: el saber perder (y ganar), actuar cooperativamente. Instruirles algo de competitividad sana, uniendo lazos afectivos y pasando un rato en familia, sin tener que tragarse una y otra vez los mismos dibujos o enchufarlos a una máquina para que les entretenga, será siempre una buena opción. Se entretienen ellos, nos entretenemos nosotros, y aprendemos a comunicarnos todos.

Y los juegos de mesa no sólo son una buena opción de ocio para los niños, muy al contrario, es también de las mejores para los que ya somos algo más mayores, sólo hay que saber elegir los juegos de mesa. No es bueno “asustar” a personas sin experiencia con un juego de temática densa o muy fantástica, o pretender que su primer juego de mesa moderno sea uno con reglas muy complejas.  Es bueno empezar con fillers, juegos cortos, ligeros y divertidos, poco a poco ya irán pidiendo más dificultad y complejidad. Si hay dudas sobre qué juego elegir, no escojáis al azar, pedir recomendaciones a conocidos jugones o consejo a los empleados de las tiendas especializadas, y si no podéis, recordar que Internet es un mundo maravilloso que todo lo sabe.

Comparte :)